Hoy es diferente


No sé bien qué fue, pero había algo en el aire que se sentía distinto, como una especie de perfume dulce que despertó mis sentidos y me hizo percibir el mundo con otros ojos.
Hace muchas noches que me duermo pensando en las cosas que tengo que hacer, las que tenía que hacer y no hice, las que debería dejar de hacer, las que tendría que hacer mejor o diferente. Esos pensamientos se tornan estresantes y mis veces se convierten en una tortura. Los niveles de estrés se acumulan en mí hace meses, años. Pero esta noche es distinta. Sí, estoy despierta, pero no porque sienta estrés, hoy es otra la sensación, hoy siento ansiedad, energía positiva, esperanza. Hoy reemplacé la abulia con ganas de vivir. Tal vez sea porque tuve algunas noticias buenas o porque hablé con algunas personas que me hicieron sentir que aunque no se vean los resultados todavía, estaba haciendo las cosas más o menos bien. Realmente no sé si hay un motivo concreto o si es una sumatoria de cosas, pero es.
Sí, hay maldad en el mundo y sí, hay injusticia y sí, da bronca y da rabia y uno se siente impotente e inútil a veces, insignificante, un cero a la izquierda. Los diarios, los medios, las redes, las charlas en los cafés, todo se tiñe de negro. Las noticias como la de la chica que encontraron muerta en San Benito llenan el corazón de dolor y la mente de preguntas y uno pierde la objetividad y se deja vencer por los sentimientos feos y pierde la fe en la humanidad. Esas noticias son horribles y son inexplicables. Duelen. Porque uno sabe que esa chica representa mucho más. Esa chica representa una familia, un grupo de amigos, un entorno que llora una pérdida con un dolor desgarrante. Y sí, sería una necedad mirar hacia otro lado, hacer la vista gorda. Esas cosas pasan y pasan cosas tan malas como esa a diario. La inseguridad es un hecho real. La injusticia existe. Pero no hay que olvidarse de que también existe la bondad. Existe la generosidad. Existe el amor.
Hoy me voy a dormir ansiosa, a pesar de que el mundo no es perfecto. A pesar de que hay cosas que no se pueden explicar. Hoy me voy a dormir esperanzada porque conozco gente que da la vida por su familia. Hay gente que es buena de verdad y hace de este mundo un lugar mejor con el simple hecho de existir en él. Lo sé porque los conozco. Son mi familia, mis amigos, mi gente. Y también es tu familia y son tus amigos y es tu gente. Porque las personas buenas somos más, somos muchas más. No hay que olvidarlo. No debemos olvidarlo. Este mundo vale la pena. Vos haces que valga la pena con tu existencia. Depende de vos, de mí, de todos y de cada uno.
Esta noche me voy a dormir con otra percepción de la misma realidad que tantas veces me vio llorar de rabia. Hoy las lágrimas, menos, son de esperanza. Creo en un mundo mejor, lo hacemos a diario.
Yo lo vi con mis propios ojos en padres que aman a sus hijos, en hijos que aman a sus padres, en vecinos que se ayudan mutuamente, en hermanos que son amigos y amigos que son como hermanos. Hoy siento que quizás hasta esté lista para volverme a enamorar.
¡Buenas noches y buena semana, buena gente!

Anuncios

“No puedo creer que estés sola”


Motivos aparentes de mi pseudo soledad:

No me gusta cocinar.
Soy malhumorada.
Me enojo por casi todo.
Soy quejosa.
Soy un poco depresiva.
Soy un poco eufórica.
No me sale extrañar.
Soy muuuuuuuy hormonal.
Siempre tengo la razón.
Siempre hago las cosas a mi manera.
Me gusta más dormir que hacer casi cualquier otra cosa.
Vivo con paja.
Soy terca.
Soy despistada.
Tengo mala memoria.
Pongo a mi familia y a mis amigos por sobre las demás cosas.
Soy despistada.
Repito las cosas.
Soy muy demasiado exigente.
Los animales y las plantas me gustan pero no tengo porque se me mueren.
Tengo mala memoria.
Me encantan los hijos de los demás, sobre todo porque son de otra persona.
No sé hacer listas.
Y encima de todo eso, tengo mala memoria!!

Esta enumeración de defectos va dirigida a los creadores de frases como “No puedo creer que una mina como vos esté sola”, “Vos estás sola porque querés” y “Cualquier hombre querría estar con vos”. Hace ya un buen tiempo que escucho a la gente decirme que no pueden creer que esté sola… A mí lo que me cuesta es creer que realmente no puedan creerlo. Pero bueno, supongamos que es cierto. Acá tienen una lista de cosas que creo que me hacen indeseable para los hombres. De todas formas me parece que en parte estoy sola porque me gustan los tipos que no me dan bola y se complica tener una relación con alguien que no te da ni la hora. Fuera de eso, espero que les quede más claro el porqué de mi “soledad”.
Pensandolo bien, otro motivo de gran importancia puede ser que no he conocido un solo hombre en este año y pico que me genere algo tan fuerte que me den ganas de probar otra vez… Sí, ese es un factor clave.
Bueno, eso fue todo por hoy y ahora ya saben, no me pregunten más por qué estoy sola, elijan de la lista que es larga (y seguro que me olvidé de algo).
Buenas noches y buena semana!

Fobias que dan miedo


¿Hay algo peor que el miedo? Hace tiempo que siento miedo, tanto miedo que no me daba cuenta de que era miedo lo que sentía. En un principio lo confundí con tristeza, o sea, era lo lógico estar triste dadas las circunstancias, entonces no lo razoné demasiado, no le di muchas vueltas… Después de un tiempo fue evidente que ya no estaba triste, desilusionada quizas, pero no triste. Pero ahora que pasó el tiempo y sigo sin avanzar, ya no puedo evitar ponerle este nombre: miedo. Sí, lo que tengo es miedo. Miedo a qué? Miedo a todo. Miedo, sencillamente miedo. Del peor de los tipos, el miedo a vivir.
Alguna vez les pasó que fueron al shopping y pasaron horas paseando y la pasaron genial y cuando se quisieron ir se dieron cuenta de que no se acordaban dónde habían estacionado? Y daban vueltas y eso era parecido a avanzar, pero en realidad no iban a ninguna parte… Estaban perdidos. Era la boina o el gorro? Azul o verde o rojo? Pares o impares? Mmmm NO, nada, No recuerdo nada, me perdí.
Bueno, mi vida es eso, hace meses que siento que avanzo, pero en realidad no he logrado salir del estacionamiento. Y aún si encontrara mi auto y encendiera el motor, no sabría a dónde ir. Estoy perdida, y sé que hay formas de salir de ahí, pero me da miedo pedir instrucciones, me da miedo equivocarme otra vez, dar un giro equivocado y perderme para siempre.
Siento miedo de volver a enamorarme. Miedo de no volver a enamorarme. Miedo de que me rompan el corazón otra vez. Miedo de no tener corazón. Miedo de volver a sentir deseos de ser madre. Miedo de no volver a sentir deseos de nada. Miedo de tomar una decisión que me cambie la vida. Miedo de no poder cambiar mi vida. Miedo de que esto sea todo. Miedo de que todavía me falte sentir más dolor. Miedo de no volver a sentir más nada. Miedo de que no me queden más lágrimas. Miedo de volver a llorar por lo mismo una y otra y otra vez. Miedo de no dejar de sentir miedo.
El miedo paraliza, nubla, anula, rompe, quiebra, mata. Son las 3am y yo sigo sin poder dormir. Una noche más de insomnio y van…
Tengo que cambiar esta historia, tengo que poder poder. Cierro los ojos, sueño otro sueño, un sueño nuevo. Eso es lo que necesito: volver a soñar.
Mañana será otro día, quizás sea el día. Ojalá.
Hasta mañana, gente. Es tarde, vamos a soñar.

Insensibilidades


Estudiando antropología lingüística, muy aplicada como siempre, me encuentro con la siguiente cita textual: “¿Deberíamos llorar la pérdida de la lengua eyak o ubykh menos que la pérdida del panda o del cóndor de California?”, pregunta planteada por el doctor Krauss… Ok, señor Krauss, yo sinceramente no lloro ninguna de esas pérdidas, ¿eso me convierte en una persona insensible? No sé, no lo creo. Una persona insensible acaso lloraría con la despedida de Christina en Grey’s Anatomy o cada vez que mira la propuesta de casamiento de Chandler y Monica? Se sentiría mal un insensible por la cancelación de Dads o porque ya no va a haber más capítulos nuevos de HIMYM?? Por favor, insensible yo!! Lo que faltaba! *se retira a llorar al cuarto*

Cuando CAE la noche…


Yo estaba tratando de estudiar, como siempre o casi siempre, cuando en la radio empezó a sonar un tema de CAE y me puse a pensar en la cantidad de cantantes que me parecían hermosos cuando era chica y ahora al verlos dudo si los problemas que tengo en la vista no los arrastro de esa etapa de mi vida. O sea, CAE… CAE?!! En qué estaba pensando?? Esos pantalones blancos y las camisas abiertas en los últimos botones mostrando orgulloso su pulóver de pelos en el pecho. Ajjjjj ¡Me da picazón! Los 90 dejaron muy pocas cosas rescatables y sin embargo los diseñadores ahora están queriendo revivir  tendencias como por ejemplo la de los pantalones nevados. Sí, pantalones nevados. No sé no cómo explicarlo… Hay tantas cosas mal en un solo pantalón que les tendría que dedicar una entrada completa como mínimo. Pero no es solo eso, es todo, todo lo que pasó en esa década parece sacado de una película de terror! Es más, a nivel local estaba patillas locas presidiendo el país! Argentina empezó la década perdiendo un mundial, la mejor canción de mundial fue la del 90 y era italiana. Italiana! No tengo nada en contra de la música italiana pero los reto a que me nombren otro temazo italiano. A ver… Y? NO HAY! Los noventa fueron 10 años para el olvido. Totalmente perdidos. Bueno, no todo era malo… Estaba Bon Jovi cantando Bed of Roses… OK, quizás no fueron tan terribles después de todo. ¡Gracias, Jon, salvaste una década!

Volvimos


La inspiración generalmente me visita de noche y yo soy muy fiaca, la recibo acostada y charlamos por horas en silencio… Ese era uno de los  motivos por los que había dejado de escribir, probablemente el más importante. O sea, a ver… si yo ya me acosté, a menos que esté segura de que lo que estoy por escribir puede convertirse en un fucking best-seller, son muy pocas las chances de que me levante a tipear. Casi nulas diría… ¡Ni hablar de escribir! Mis manos a penas recuerdan cómo escribir mi nombre, ¡una entrada de unas pocas palabras podría llevarme horas! Eso suponiendo que quiera poder leer lo que escribo alguna vez…
Bueno, hoy volví a unirme mano a mano con la tecnología y tengo la app de WordPress en mi celular, así que ¡agarrense que vengo!
Que tengan todos muy buenas noches, hasta ¿mañana? Claro, ¿por qué no?
Salud!

Pd: mi geek interior está feliz

Detrás del “Bien”


Hace tiempo que no escribo… Quizás podrán pensar que no tenía nada para contar… Bueno, no, no era ese el caso. Todo lo contrario. ¿No les ha pasado que tienen tanto para decir que no saben por dónde empezar? Es como cuando vas por la calle y te cruzás con un conocido y te pregunta “¿Cómo estás?” y respondés “Bien, ¿y vos?” Ese bien es una mentira. No, ni siquiera es una mentira, porque tanto vos como tu interlocutor saben que ese inocente “bien” esconde mucho más. Es un convenio implícito entre ambas partes. Los dos dicen bien y siguen su día, porque si tuvieran que responder lo que realmente les pasa, ese encuentro casual terminaría en un café (para mí una lágrima, por favor…) no digo todas las veces, pero al menos un 85%… Bueno, lo que me pasó este último tiempo fue que, era tanto lo que tenía para decir, que se me hacía imposible organizarlo en mi mente, darle forma, codificarlo en palabras. Fue entonces cuando opté por el silencio…

Hace un poco más de un año que mi vida es una especie de comedia dramática de poco presupuesto. En menos de 24 meses viví sola, me quedé sin trabajo, me mudé con mi pareja, empecé a construir una casa con mi pareja, me separé, trabajé dando clases en escuelas secundarias, trabajé en un call center, me convertí en asesora de venta por catálogo, me volví a mudar con mis viejos, adelgacé por la depresión, empecé terapia, engordé por la ansiedad, salí con una manada de imbéciles, empecé un posgrado, empecé un curso de maquillaje y por último me robaron. Quiero aprovechar este momento para mandarle un besito a los dos pendejos de mierda adolescentes en moto que se llevaron todas mis cosas y agradecerles el paseo, aunque la próxima vez capaz que me llevan ARRIBA de la moto en lugar de arrastrando por el asfalto detrás del vehículo ciclomotor enganchada al bolso del brazo… digo, si les parece, si no es mucha molestia…

Creo que eso es un buen resumen de lo que ha pasado estos meses… Sí, creo que puedo vivir con este resumen…

Así ando yo, ¿y ustedes? ¿Bien?