Hoy es diferente


No sé bien qué fue, pero había algo en el aire que se sentía distinto, como una especie de perfume dulce que despertó mis sentidos y me hizo percibir el mundo con otros ojos.
Hace muchas noches que me duermo pensando en las cosas que tengo que hacer, las que tenía que hacer y no hice, las que debería dejar de hacer, las que tendría que hacer mejor o diferente. Esos pensamientos se tornan estresantes y mis veces se convierten en una tortura. Los niveles de estrés se acumulan en mí hace meses, años. Pero esta noche es distinta. Sí, estoy despierta, pero no porque sienta estrés, hoy es otra la sensación, hoy siento ansiedad, energía positiva, esperanza. Hoy reemplacé la abulia con ganas de vivir. Tal vez sea porque tuve algunas noticias buenas o porque hablé con algunas personas que me hicieron sentir que aunque no se vean los resultados todavía, estaba haciendo las cosas más o menos bien. Realmente no sé si hay un motivo concreto o si es una sumatoria de cosas, pero es.
Sí, hay maldad en el mundo y sí, hay injusticia y sí, da bronca y da rabia y uno se siente impotente e inútil a veces, insignificante, un cero a la izquierda. Los diarios, los medios, las redes, las charlas en los cafés, todo se tiñe de negro. Las noticias como la de la chica que encontraron muerta en San Benito llenan el corazón de dolor y la mente de preguntas y uno pierde la objetividad y se deja vencer por los sentimientos feos y pierde la fe en la humanidad. Esas noticias son horribles y son inexplicables. Duelen. Porque uno sabe que esa chica representa mucho más. Esa chica representa una familia, un grupo de amigos, un entorno que llora una pérdida con un dolor desgarrante. Y sí, sería una necedad mirar hacia otro lado, hacer la vista gorda. Esas cosas pasan y pasan cosas tan malas como esa a diario. La inseguridad es un hecho real. La injusticia existe. Pero no hay que olvidarse de que también existe la bondad. Existe la generosidad. Existe el amor.
Hoy me voy a dormir ansiosa, a pesar de que el mundo no es perfecto. A pesar de que hay cosas que no se pueden explicar. Hoy me voy a dormir esperanzada porque conozco gente que da la vida por su familia. Hay gente que es buena de verdad y hace de este mundo un lugar mejor con el simple hecho de existir en él. Lo sé porque los conozco. Son mi familia, mis amigos, mi gente. Y también es tu familia y son tus amigos y es tu gente. Porque las personas buenas somos más, somos muchas más. No hay que olvidarlo. No debemos olvidarlo. Este mundo vale la pena. Vos haces que valga la pena con tu existencia. Depende de vos, de mí, de todos y de cada uno.
Esta noche me voy a dormir con otra percepción de la misma realidad que tantas veces me vio llorar de rabia. Hoy las lágrimas, menos, son de esperanza. Creo en un mundo mejor, lo hacemos a diario.
Yo lo vi con mis propios ojos en padres que aman a sus hijos, en hijos que aman a sus padres, en vecinos que se ayudan mutuamente, en hermanos que son amigos y amigos que son como hermanos. Hoy siento que quizás hasta esté lista para volverme a enamorar.
¡Buenas noches y buena semana, buena gente!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s