#TengoAntojoDe un poco de poesía…


Princesa

Me imaginabas sensual, a la luz de las velas, recorriendo tu piel con mi voz, haciendo que vibres con mi mirada de luna.
Me sentías perfecta con tus manos seguras recorriendo mi cuerpo de doncella; blanca como una flor, fría como la porcelana, frágil como el cristal, sutil, serena.
Me soñabas con la voz de la más dulce sirena, dulce pero hipnótica, hipnótica y etérea.
No despiertes, no abras los ojos, no me veas. Sigue soñando, tú sueña. Más aún, soñemos los dos con esa princesa.

Teatro

Quise creerte ese beso, esa mirada, ese mensaje de buenos días. Te quise creer la caricia con el dedo pulgar sobre mi mejilla, el abrazo para abrigarme del frío, las palabras de aliento cuando me siento ínfima, pequeña, diminuta, insignificante en un mundo de gigantes.
Fuiste un te amo sin amor, un te espero sin tiempo. Fuiste un no sos vos, soy yo.
No fuiste sincero, pero no me sorprendió. Ya no me sorprendió.
Se abre una vez más el telón, se acomodan los personajes prontos a salir al escenario, esperando su pie. ¿Cuándo es mi turno de actuar? No estoy en la escena, las luces no tocan mi rostro, no puedo hablar, no debo, no está en el guión.
Silencio, oscuridad, fin de la escena, se cierra el telón.

Eco

Risa que resuena en mi mente, eco de un eco anterior, vestigio de un pasado que se ha ido y no regresa. Silencio. Más silencio. Muerte. Beso. Resurrección.

Insomnio

Cada noche que pasa y no puedo dormir, me pregunto si hay alguien que en verdad piensa en mí, que me piensa o me sueña, que me espera y me anhela…
No quiero ser la mujer de sus sueños, sino quien comparte sus noches de insomnio.
Pero mientras tanto esta noche lo espero, como todas las noches, en la esquina de Magia y Deseo para soñarnos una vez más hasta que salga el sol.

Resabios…

Me supe sola y eché a llorar, canté con bronca esa canción que solías cantarme, busqué en los cajones las fotos del pasado, recorrí en mi mente los momentos que vivimos juntos y aunque suene loco en mi soledad te tuve más presente que nunca… Otra noche que pasa, otro día que se apaga ante mis ojos y vos ya no estás para contarte lo poco o mucho que disfruté de mi vida esta tarde… Me supe sola y eché a llorar, ¿qué se le va a hacer? uno no escoge qué sentir.

Ven

Ven, la noche es nuestra si así lo queremos, recorramos la ciudad sin miedos, contando cada esquina con un beso y perdiéndonos en la oscuridad…

Costesía de http://eugebartolome.blogspot.com.ar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s