Cuando NO escribir no es opción


Se pierden las ganas, se esconde en un rincón la inspiración. Cuando no escribir deja de ser opción, uno se bloquea, se nubla, se anula.
Volver a la facultad implica muchas cosas positivas, creo que en su mayoría, pero esto de tener que escribir sobre temas específicos, cubriendo cuotas de palabras, cruzando los dedos para que el docente lo apruebe es definitiva y absolutamente una cagada. Las palabras me hacen bullying.
No importa, ya me vengaré.
Si ven que no aparezco en algunas semanas, no se preocupen, no llamen a la policía, probablemente esté bien, encerrada en un cuarto mirando fanáticamente un cuaderno en blanco, tratando de descubrir la silueta de las palabras que se esconden de mí y se ríen con tono burlón detrás de las líneas del renglón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s